24.5.12

Em Sí

¿Hasta qué punto la raza humana se puede regodear en la vergüenza ajena? ¿Cuánto puede retorcerse el oprobio y el vilependio hasta sacar todo el jugo de lo que podríamos llamar la Quintaesencia del Escarnio? Desde el Correotroll advertimos que las imágenes, y sobre todo, el audio que viene a continuación puede herir vuestras quebradizas sensibilidades, sólo los más fuertes de los nuestros han aguantado hasta la mitad del vídeo y son pocos los que no han usado su propia quijada para extraerse los tímpanos a base de dentelladas. 

Furgo, redactor jefe y Fuente del Mal, me temo que te ha salido un duro competidor en el arte del rimado...

1 comentario:

Furgo dijo...

Ya puedo retirarme. Éste será el báculo de mi vejez. Espero que cuando empiece a apalearme con él, me deje tieso con la primera estrofa: no creo que haya demencia senil lo suficientemente profunda para aguantar más de una.